domingo, 4 de septiembre de 2016

MEDUSA

El 19 de agosto partió el barco. Iba a ser su última ruta como barco de pasajeros. No era un crucero sino una forma de viajar de un país a otro como quien ahora va en avión. Pero para el Augustus ese iba a ser su última travesía para después, llegado a puerto ir a acabar con sus viejos hierros en donde sea que acaban los barcos que ya no van a volver a navegar.

Era un día fresco en aquel hemisferio y el barco enorme. A los ojos de una niña eso era una aventura. Ni idea tenía de lo que su vida iba a cambiar una vez que puso pie en aquel bicho flotante. No sabía o no era consciente de lo que aquello supondría, pero sí que sintió un gran pinchazo en el pecho cuando tuvo que despedirse de su primo, un niño que no quería bajarse del barco por nada del mundo. El gran barco zarpó y el muelle del puerto de la ciudad que la vió nacer se alejó poco a poco.

La travesía duró como quince días, tres puertos donde paró a dejar y a recoger más pasajeros y el resto del tiempo en navegación. La cabina del barco sería de las más baratas, imaginaba. Pero no era importante ni relevante para una mente infantil, estar en una zona menos vip del barco. A esas edades no se le da tanta importancia al dinero. ¡Quién pudiera pensar así hoy en día! La rutina era un juego. Levantarse, investigar, corretear con otros niños, comer, marearse, vomitar, volver a comer, jugar. Pasar el tiempo en la piscina del barco y participar en juegos de cubierta era como un mundo completamente nuevo. A medida que el gran viejo buque avanzaba hacia el hemisferio norte el clima se hacía más agradable.

Una de las cosas que la niña aprendió fue a conocer el barco como la palma de su mano. A los dos o tres días se conocía todos los rincones y todas las maneras posibles de ir y venir de un lado a otro, de popa a proa, de estribor a babor, de arriba abajo, como si estuviera todavía en su casa, en su jardín, en su dormitorio. A veces se dormía con un pensamiento, se acordaba de su mascota, aquel perro dicharachero que sus vecinos se quedaron porque no podía llevárselo con ella. Eso la hacía llorar. O acordarse de su muñeco favorito al que le cambiaba la ropa y jugaba en su jardín día sí y día también. Eso la hacía llorar. Pero los recuerdos y penas de un niño son algo efímeros; la llegada de un nuevo día siempre era un reto nuevo. El de conseguir participar en una nueva aventura.
Una de aquellas aventuras fue una gran fiesta en la piscina. Solo para niños. Y ese día fue mágico. El capitán del barco dirigió una ceremonia muy importante. Cada uno de los niños que iban en el viaje iban a ser bautizados con un nuevo nombre, que el propio Neptuno, Dios del Mar, les iba a conceder.
Estaba nerviosa porque siempre había creído en los cuentos, pero nunca se imaginó que iba a ser parte de uno. Así que cuando llegó su turno, Neptuno cogió un montón de agua salada de la piscina y la vertió sobre su cabeza pronunciando unas solemnes palabras. Y así, sin más se convirtió en un ser del mar y recibió el nombre de "Medusa" y el capitán del barco la saludó y le dió la bienvenida de nuevo pero ya con otro nombre.

Ese viaje ya había hecho algo por ella, la había convertido en un ser diferente. Así que los siguientes días, antes de llegar al puerto de destino, los pasó usando su nuevo nombre "Medusa"

Pero todo llega a su fin, y después de breves incursiones por el barco en territorios vedados para los pasajeros, pero que Medusa y sus nuevos amigos habían invadido cuando no los veían, Augustus llegó al puerto donde Medusa tenía que desembarcar.
Y así, sin más un 4 de septiembre puso pie en un nuevo continente.  A partir de ahí quien sabe lo que pasaría. Ni siquiera lo pensó, al menos conscientemente.
Sólo llegó a pensar que estaba lejos de su muñeco preferido y de su mascota.

Y de eso hace 42 años. ¿NO SABÉIS QUIÉN ES MEDUSA? PUES MUCHOS LA CONOCÉIS.

Y aún me acuerdo de mi muñeco preferido y de mi mascota. Cosas que tiene la vida.

viernes, 29 de julio de 2016

DE BOLICHES Y BATIDORAS.

Nada hay más cierto en este Universo que a veces la vida te depara situaciones inesperadas pero llenas de experiencias.
La casa de nuestra anfitriona peruana de nacimiento y ciudadana del mundo por circunstancias que no vamos a entrar ahora en ellas, nos recibe con su acostumbrado look que nos transporta a bellas ciudades y paraísos de Perú. Cuadros de vivos colores, colores de Perú, colores de vivencias y colores de vida.
Es el encuentro de viejos conocidos que amparados por el hogar de nuestra anfitriona nos va a deparar una agradable cena.
La mesa puesta en la terraza, un airecito fresco que viene a apaciguar el calor del día. Una bella princesa de 5 años rodeada de animalejos de peluche, esparcidos a su alrededor. Una muñeca cusqueña de bellas trenzas negras. Y una llama.....no una alpaca.....no, una llama......yo diría alpaca....pues es una llama. ¡Tomemos una cervecita y que le den a la llama, a la alpaca o a lo que sea!
Tiempo de dipeo, patés, salsas, patatitas, queso, salchichón....o chochichón, o shashishon, o sea...Ya empezamos.

¡Ummm, qué bueno está todo!!! Llega el ceviche, ceviche de rosada. ¡Vamos , vamos , vamos! ¡qué cosa más buena, por dió, por dió, por dió! Allí todos engullendo al tiempo que una sombra nos sobrevuela. Una duda existencial, un tema metafísico, astronómico. Un enigma que ni cuarto milenio tiene cojones de llegar a la verdad verdadera. Un misterio aún por desvelar, algo que nos lleva persiguiendo en nuestras vidas y conciencia desde muuuuuchasss décadas atrás. ¿Qué edad tiene Fachifuchi? Este nombre es ficticio, no quiero demandas millonarias ni encierros en Alcalá de Guadaíra, no sea que me confundan con la Panto o con la cantaba aquello de" que iba en un caballo por una senda de pinos y no se comía un rosco y ni tomaba vino". Pues la especulación comienza a debatirse y a situarse entre mordisco y mordisco. Lo del mordisco es el que le íbamos pegando a las tostas con paté.

¡Ay! La princesa de 5 años llega y también hay otro personaje, el serio, compungido y de estirpe serrano-churrianero el Príncipe encantado...de haberse conocido. Esa pareja no tiene precio. Son seguidores de un aparatejo diabólico que se compone de unas cosas metálicas y una pieza que se mueve y produce luces y te marea y terminas abducido por ella y cuando tú intentas probar suerte y hacerla moverse con la misma gracia y agilidad que el Príncipe y la Princesa son capaces, te ves torpe, torpe, torpe.....y la duda te asalta otra vez. Cervecita, vinito, bocadito de aperitivo.....Pero. ¿qué edad tiene Fachifuchi?

Risas, situaciones "picaronas" y "picantonas" se entrelazan en el aire. Manos por aquí, manoseos por allá, yo en medio....uf qué caló!! Es que tengo un volcán canario al lado en plena erupción. Llega otro platillo, una preparación a base de puré de patatas con relleno, que no me acuerdo (pa qué os voy a mentir, ya llevaba yo dos cervezas y eso pa mí es mucho) pero que estaba buenísimoooooooo......

Entre bocado y bocado se produce la búsqueda de un vuelo a London para compartir sofá cama. Un lío vaya, porque quienes van a compartir ese sofá cama ya lo habían hecho con anterioridad, lo que pasa es que no se habían ni tocado, pero habían dormido en la misma cama los dos... Otro enigma, oye. El marido de una con otra que no  es esa una, pero que es conocida de la una y esa que no es la una que lleva sin comerse un rosco, ¡qué digo un rosco, un roscón! desde hace 78.796.800 SEGUNDOS fue la que compartió la cama con el marido de la una. El volcán en erupción no para de meter baza, la Reina Madre de la Princesa de 5 años imponiendo condiciones, la Reina Madre del Principe encantado de haberse conocido, mira a unos y a otros espantada, claro ella sí que se ha comido un rosco y lo demás le importa un pimiento....Además el rosco se lo había comido pues hacía poco menos de 604.800 segundos.
Pero lo mejor de todo es que aún nadie sabe qué edad tiene Fachifuchi.....

Llegan las coquinas, pero no era para nosotros. Eso es manjar de príncipes así que ....más vino para el volcán eruptivo y el marido de la una que durmió en la misma cama que la otra. La anfitriona limeña pues allí está en un ir y venir para cebarnos a gusto. Y nosotros dejándonos cebar. Llega una especie de quiche sabroooosooooo. Su mostaza, su queso, su tomate sabrosón.....

Pero, ¿qué edad tiene Fachifuchi?

Carne, carne, carne....queremos carne y queremos cus cus....no tabulé....no cuscus....no, tabulé....pues en Marruecos es cus cus....pues es tabulé....O sea que la pregunta vuelve a resurgir.....¿qué diferencia hay entre una llama y una alpaca? Porque ya que nadie sabe qué edad tiene Fachifuchi, pues a ver qué pasa con el tema de la llama y de la alpaca.

Llega la carne y el tabulé...no cuscus....tabulé....cuscus.....tabulé....Hemos entrado en bucle. Lo siento.

La carne está buena, parece (hay quien se la lleva después pa su casa eh??) Pues con el tabulé, cuscus, tabulé.....a ver, con el compuesto gastronómico a base de sémola de trigo, tomates rojos, menta fresca y zumo fresco de limón recién exprimido, la carne queda genial.

Pero la edad de Fachifuchi no....no, vamos que no hay forma.
Por eso mejor desviemos el tema. Traigamos mejor dos peluches de animalejos, uno es una llama, el otro es una alpaca...CLARO. La Alpaca tiene más pelo que la Llama...Pues eso, lo mismo Fachifuchi tiene más años que los pelos de la alpaca y la Llama juntos....¡O lo mismo tiene más!!

Fotos divertidas, y momento trascendental, serio, único, impactante. Un tema a tratar en la sobremesa con nuestros licores, cremas de licores, ron añejo, ginebra....Todos líquidos destilados maravillosos que nos transporta a la dimensión de las discusiones más traídas y llevadas del ser humano. El tema sobre todos los temas.........SEXO. Sexo y más sexo. Sexo por arriba, sexo por abajo, sexo por delante, sexo por detrás....¿Por el costado también? Es que no me acuerdo. Sexo entre las servilletas, sexo de perros de metal, sexo en el avión, sexo en la playa, sexo en la plaza......

Y por fin llegamos al punto deseado, a la respuesta buscada....¡Nos importa un carajo la edad que tenga Fachifuchi! Hablemos de sexo, sí señor. Qué todos se destapen, que los vecinos se lo pasen bien hombre. Sin tapujos, ahí. En plan  V A M O S A H A B L A R D E S E X O....pero hablar, hablar....
Y cuando parecía que todo estaba dicho, que todo estaba olvidado, que el misterio de la edad de Fachifuchi ya era un tema demodé, que si la Alpaca tiene necesidad de más horas de peluquería que una llama y que el tema sexual se había abordado desde todos los ángulos posibles......Cuando el punto álgido ha llegado y ya todos estamos decididos a cambiar nuestro comportamiento sexual pasivo y costumbrista por otro más agresivo y valiente...cuando todo esto ha pasado.

LLEGA BOLICHE Y LA BATIDORA.


domingo, 7 de febrero de 2016

21% DE LOS PREMIOS GOYA

"YO AMO EL CINE" OPINIÓN DE UNA QUE DE CRÍA VEIA LAS PELIS DESDE LA CABINA DE PROYECCIÓN. 


Trigésima edición de los premios Goya.
2016, un año digamos interesante. Como dijo ayer Rovira en una de sus poquísimas buenas intervenciones "hace 30 años teníamos un presidente del Gobierno". Bueno, hasta hace unos meses también. Ahora lo que tenemos es un payaseo continuo, una falta de respeto al pueblo español que ni te voy a contar y unas ganas de aparecer en la tele y en los medios como si no hubiera un mañana.
Pues a lo que voy, y aunque a pocas personas les interese (o a lo mejor a más de lo que yo creo) esta es mi crítica personal, intransferible, única y sólo mía sobre el acontecimiento más esperado del año a nivel cinematográfico. Yo es que empiezo a echar de menos el cine mudo que lo trasladaría a una ceremonia de entrega de los Goya pues también muda. Porque a fin de cuentas para lo que tuvimos ayer, mejor no decir nada.
PREPARADOS Y...¡ACCIÓN! 
Partimos de la base que no somos Hollywood, eso queda claro porque además la presencia de los Bardemcruz o Cruzbardemes nos quiera hacer recordar que ellos estuvieron en Hollywood más vale que lo obviemos. ¿Os habéis dado cuenta que últimamente están como más cercanos a los medios españoles, más sonrientes, más "dientes,dientes"? Pero no creo que tenga mucho que ver que en EEUU no los quieran ver mucho por una cosilla de nada como firmar un manifiesto contra los judíos o algo así, que molestó a un sector mínimo de la Industria Cinematográfica en Hollywood donde es bien sabido que hay un mínimisimo porcentaje de judíos. Un detallillo sin ninguna importancia.
A ver, os voy a contar lo que me gustó porque si pongo lo que no no termino el blog ni para la siguiente ceremonia de los Goya que sería la trigésimoprimera, no? Pues me gustó...me gustó a ver que lo piense. Jo, pues creo que pocas cosas. A ver, a ver que haga memoria. Me gustó, por ejemplo que se trajera un Goya Pablo Alborán y Miguel Herrán por el mero hecho de que son malagueños. El primero es un peaso de ser sensible y lo vuelca en todo lo que hace. Pero eso es amor de hija adoptada por Málaga, me gustó que se mencionara el nombre de Málaga en varias ocasiones, aunque a decir verdad cuando ya iba por la tercera mención pues que empalaga un poco. Tampoco hay que pasarse aunque se pasen en otros sitios y nos quieran meter sus ciudades, ideas, y fijaciones en la cabeza. No debemos caer en la misma zafiedad, digo yo. Me gustó....¡uy, qué difícil! me gustó el vestido de cola de Bibiana (es que yo siempre he querido ponerme uno, ¿sabéis?)
Me gustó el pelo afro-despeinado-variopinto de Victoria Abril, es que me gustan los extremos.
Me gustó que se cortara los discursos con musiquita, aunque yo hubiera puesto el cocoguagua o como se diga, para darle un aire más divertido al acto.
 Porque si ha habido una gala mala, forzada, aburrida, sosa, politizada más que nunca, zafia, pesada,infumable ¿me estoy pasando? creo que no, pues esa ha sido la TRIGÉSIMA EDICIÓN DE LOS GOYA. Y es que, lo mismo son paranoias mías, que no digo yo que no, a mí me dio la impresión que Dani Rovira tenía otro guión pero lo obligaron al que se tuvo que adaptar y se lo aprendió en el último momento. Ni estaba fresco, ni espontáneo ni travieso como el año pasado. Que tuvo algunos golpes buenos, sí claro. Es un humorista nato. Se lo pasó bien bailando y cantando, a mí me sorprendió mucho. Pero a la hora de la dinámica gala pues ahí se vio que algo estaba pasando. Cuando empezó con los halagos a Carmena y de pronto ya no siguió porque se acordó de otra cosa; menos mal porque la cosa no iba por buen camino. Y no sé, yo lo ví mal. Sinceramente. No era él. El año pasado fue más él.
Y lo de Resines!!!! ¡Por favó, por favó, por favó! Que se puede hacer un discurso más ameno, corto, distendido que el de otros años pero chico. No esa bazofia. Y dale con lo del 21% de IVA.

A ver, en España hay 21% de IVA en muchas profesiones y servicios y si queréis protestar haced otra Gala tipo PRIMERA GALA DE ENTREGA DE COLLEJAS AL ESTADO ESPAÑOL POR PONER EL 21% DE IVA AL CINE ESPAÑOL, LOS SERVICIOS TURÍSTICOS, LAS PELUS,  Y MÁS QUE AHORA NO SÉ PERO SÉ QUE LOS HAY.

Y esos políticos por Dios. ¿qué coño hacían ahí? Y mira que hay uno sobre todo que me cae bien pero me caería mejor si hubiera declinado ir a semejante acto de presencia gratuito y que no aportaba nada. Pase que vaya el Ministro de Cultura, que siempre queda bien meterse con el Ministro y darle esas collejillas graciosas; es verdad, el de este año parece que tiene carrera y educación por un tubo. Eso es un punto a favor.
Bueno, que en resumen si alguien me puede aportar algo positivo de lo de ayer que me lo diga porque yo os digo una cosa, lo de ayer fue vomitivo.
Y he sacado en claro lo siguiente:

Dani, me seguirás gustando en tu papel no dejes que te manipulen más.
Alborán, eres cojonudo y un gran artista.,
Iglesias, ¿esmoquin, tío? ¿De verdad? Me estás decepcionando cada día más. Bueno, me has decepcionado siempre pero lo de anoche... Ah por cierto, la Bescana en la Sexta Noche. ¡Qué mala madre sin su niño ahí, dándole el pecho! Deberíamos de echarla del gremio de madres.
Garzón, pues a tí te pega el esmoquin. ¡Piénsalo!
Rivera, jo qué desilusión verte ahí.
Carmena, bueno me callo.
Sánchez, vale que seas socialista, vale que seas el más guapo del corral pero ni como Iglesias ni como ibas. Una corbata ahí color rosa fucsia hubiera sido un puntazo.
Pero es que no teníamos que haber visto a ninguno de ellos ahí sentados. El país patas arriba y ellos en el foto col. Yo flipo, en serio.
Y en serio, ya sí que me he pensado que no me gasto ni un euro más en cine español. No se lo merecen.
HARTA DE CASPOSOS, FALSOS PROGRES Y PSEUDOMAESTROS DE LECCIONES QUE NI ELLOS ENTIENDEN.

Ozores, Mariano Ozores, un grande.

En negro y fin de la escena.

martes, 25 de agosto de 2015

UNA HISTORIA VERÍDICA

EL PAPILOMA ADYACENTE O LAS CRÓNICAS DE CÓMO SOBREVIVIR A UNA ANESTESISTA ECUATORIANA EN EL CLÍNICO UNIVERSITARIO


No voy a cansaros con los preámbulos de esta historia que comenzó allá por Febrero, más que nada porque no es conveniente en ningún caso remover oscuros presagios y recuerdos ingratos. Algunos los conocéis de todos modos, puesto que lo habéis vivido conmigo y compartido minuto a minuto. Atrás quedan esos sinsabores que se apoderaron de mí  al recibir de mala manera una noticia, después de todo no tan nefasta, pero qué duda cabe que sí fue una noticia un tanto mal encajada al principio. Pues eso digo, atrás dejaremos esos malos ratos que al fin y al cabo estuvieron ahí con el sentido de hacerme comprender cuán importante y valiosa es la amistad. Este es el primer punto positivo o la primera enseñanza que recibí y asimilé de un ser tan ínfimo y pequeño que parecería del todo imposible que algo así fuese capaz de remover todo un organismo y poner en guardia mi subconsciente hasta el punto de aprender a ver algo más allá de lo que todos los días creo ver. Ya,ya, ya….lo sé, un poco enrevesado todo esto. Sí, lo admito. Mi vena dramática estaba en todo su apogeo en aquel momento, pero siempre he creído (ahora estoy segura), que cada cosa que ocurre en tu vida tiene un fin. No un final, si no un fin, un destino al que hay que escuchar atentamente para poder seguir el camino de esto que a ratos se llama vida. Pues bien, a los que me tuvisteis que soportar en aquellos momentitos, os dedico esta historia que sólo pretende por mi parte, ser un desahogo después de tanta falta de aire.

PRIMERA FASE: VENCER LA BUROCARACIA

Aquellos que han pasado por situaciones similares seguro me entenderán. ¿Qué pasa con la Seguridad Social? De verdad; ¡tan difícil es organizarse! ¡Organización, señores, organización! Pongámonos en situación….a saber: patio naranja (muy acertado el nombrecito) no lo digo por lo del color, obviamente naranja, si no por lo de patio. ¿Qué es un patio? Dejando atrás a su romántico predecesor el “atrium” romano, o los maravillosos vergeles en lo que lo convirtieron los andalusíes, el patio hoy por hoy no es ni más ni menos que un sitio de encuentro común entre familiares, amigos o vecinos. De este encuentro en esta zona común sale de todo…rencillas, peleas, amores, historias y sobre todo jaleo, muuuuuuuuuuuuucho jaleo. Pues eso. ¡Pasen, pasen un día cualquiera por ahí y lo comprenderán! Un patio cuadrado, naranja rebosante de personas humanas que van de un lado a otro, protestando, empujando, criticando, cotilleando……y todo para qué? Pues para hacerse con unos números. ¡No, no, no! ¡De lotería nada de nada! El número es más gracioso que todo eso…..El de sacarte sangre, el de placas de tórax o el del tubo que te meten por la boca y te sacan por la oreja. Hay otro que te meten por otro hueco, pero ese es mejor dejarlo. Bueno, vale…. ¡bienvenidos al patio de las “colas”!. Cola para que te digan cuándo tienes que volver a hacer más colas. Y luego las colas del número de extracciones y las de la placa de no sé qué y la sala del electro. El caos es fenomenal. Y ahí nadie te explica nada. O sea, que al principio te ahogas, te ahogas muchísimo. Es una asfixia que te invade por segundos. Te asfixia el de al lado porque el pobre huele a sudor. Algo normal después de que se haya recorrido el susodicho patio de puerta en puerta (hay como 60) para encontrar la que le corresponde, que es en  la que está pero que cuando estuvo primero alguien le dijo que no era esa y entonces se tuvo que ir poniendo de cola en cola para ir descubriendo poco a poco que no daba ni una y que la correcta era la primera. “¿y porqué no me quedé aquí?” se pregunta desconcertado, ojeroso y casi en sollozos. (BUROCRACIA 1- PACIENTE 0) Te asfixia también la señora de atrás. Sí, esa que ya lleva 3 ocasiones en la misma tesitura porque estos de la SS son unos ineptos (¡Vaya descubrimiento!) Si, la primera vez que se hizo las pruebas se las perdieron; ya ves tú qué mala suerte. Así que a repetirlas. La segunda que se las hizo llegó hasta la sala de operaciones pero el cirujano se negó a operarla porque tenía un resfriado de caballo. “¡Así cómo va venir usted a operarse, por Dios! ¡Qué me va usted a pegar la gripe, señora! Y además, lo suyo es de oído. Perforación de tímpano. ¡Cómo voy yo a intervenirla con semejante trancazo! Es que los pacientes, no tienen consideración.” O sea, que ahora es tu tercer intento.
Yo ya estoy de los nervios. Además la cola no avanza y llevamos en ella casi una hora. Y me quedan tres pruebas que hacerme. En ese tiempo me veía como el señor del sudor, corriendo de un lado para otro sin sentido ni orientación y luego me veía en la sala de operaciones y el médico negándose a intervenirme porque estaba resfriada, y aunque lo mío no tuviera que ver con ningún órgano del sistema respiratorio, no vaya a ser que de un estornudo en el momento inapropiado le dejara la matriz pegada a la mascarilla. ¡Se me está yendo la olla! Una pesadilla, oiga. Una pesadilla. Y si esto es sólo para obtener número ¡Qué me esperará el gran día! Siento que el ahogo me sube por la garganta y se va apoderando de mi razón hasta el punto de sentir unos deseos irrefrenables de ponerme a chillar como una posesa y salir de allí corriendo hasta perderme en el horizonte. Cuando casi llego al punto de desesperación total y estoy al borde de explotar……tachán!!!! Llego a la mesa de la burócrata. Me da tropecientos papeles, que firme aquí para el consentimiento de la intervención, que firme allí para declarar que conozco los riesgos de la anestesia, que firme el otro lado para …¿què es esto? ¡Hay que susto! Creí que estaba firmando un papel para una funeraria o algo así. No, esto no hay que firmarlo. Son las pruebas que me tengo que hacer por escrito. El corazón se me va a salir, de verdad. (BUROCRACIA 2 – PACIENTE 0). Intento tranquilizarme porque todavía queda mañana para rato. Cuando me levanto de la silla de la buena samaritana burocrática (o burrocrática diría yo) miro la cola que había dejado tras de mí.  Bueno, le da por lo menos dos vueltas al patio naranja.  Aunque mirándolo mejor no es eso es que la cola para la mesa donde te dicen por donde queda la otra cola, pues se une con varias colas más. Y en plan “vista de pájaro panorámica” lo que ves es una maraña de gente que forma el cuerpo de una gran y monstruosa serpiente de la cual no sabes donde tiene la cabeza y donde termina el cuerpo. A ver…… ¡porque lo mío es un papiloma que si no se iba a operar su tía Rita! Es que de verdad yo creo que después de pasar por la primera mesa lo que menos miedo te da es la operación.
      Bueno, respiro tres veces profundamente y me dirijo a la maraña número uno. 20 minutos de espera para conseguir el número para la sala de extracciones (me da miedo preguntar qué van a extraerme, porque en el impreso pone solo extracciones y es que te pueden extraer hasta el cerebro, oiga….) Bien ya tengo el número…..Uy, pues sólo tengo por delante unas 90 personas de ná…..Bueno, esto se pone interesante por momentos. Pasamos de la asfixia del principio a una especie de resignación y entrega como si de una víctima de un sacrificio sagrado se tratase. (BUROCRACIA 3-PACIENTE 0) Bien, toca esperar lo menos más de media hora o así. Y miro que en mi mano aún quedan dos impresos más. Uno para la radiografía y otro para el electrocardiograma (siempre y cuando mi corazón siga ahí a la hora que me vaya a tocar la pruebecita). Me quedo unos instantes paralizada intentando asimilar y estudiar mi situación. Lo mejor sería salir e irme a una clínica privada, digo yo. Al menos ahí hay musiquita celestial y plantas verdes y recién regadas y uniformes fashion….Pero me llevan metido 3 goles casi, así que saco mi vena luchadora y me pongo a utilizar el cerebro, que dicho sea de paso llevaba el pobre un poco atrofiado ante tanta jauría humano-desesperada que se reúne en el patio naranja de marras. Ahora empiezo a controlar algo el tema, a ver; tengo que pasar por las tres pruebas sí o sí…así que hagámoslo de una forma inteligente. Me quedan como 45 minutos hasta que me extraigan lo que sea pero lo mismo puedo adelantar tiempo si me voy ya a rayos. Vale, a eso voy. La chica que está allí no me da muchas esperanzas de que tarden poco en atenderme pero aún así entrego mi segunda tanda de papeles y la cosa queda en una posible BUROCRACIA 4-PACIENTE 0 pero aún no está nada decidido. Voy corriendo hacia la otra consulta, la del electro. Bueno, eso sí que es una feria. Allí ni cola ni nada. Allí hay una auténtica marabunta de gente pegándose pisotones e intentando ser los primeros en entrar y cada vez que la enfermera se acerca intentan arañarla, comérsela, pegarle zarpazos….lo que sea para ser los primeros. Ni siquiera consigo acercarme un poquito. Los miro aterrada (es que da miedo, de verdad) y vuelvo sobre mis pasos. Voy a concentrarme en sólo dos pruebas y la tercera ya veremos si la hago hoy o mañana. Vale, me paso al menos 20 minutos en tensión mirando el contador de números de la sala de extracciones y escuchando los nombres de los pacientes que van pasando para placas. ¡Con esta suerte mía seguro que me llaman para la placa justo cuando me falta un número para lo otro! ¡Uf! ¡Qué tensión por Dios! Yo creo que el papiloma estará ya medio diluido y no lo encuentran ni con lupa, pero a cambio voy a tener un cuadro de estrés postpationaranja que no lo soluciona ni el mejor psiquiatra del mundo. Y de pronto algo cambia……..ESCUCHO MI NOMBRE PARA PLACAS DE TORAX….No puede ser. Miro el contador de números y aún faltan al menos 10 para mi turno de extracciones. ¡Me dará tiempo! Casi me pongo a dar saltos de alegría y besar a todo el mundo allí, pero me contengo. Hay que mantener el tipo y seguir con cara de “soy una víctima de la burocracia de sanidad” Y con el aspecto de alguien desesperado como todo el resto de los que se agolpan allí, entro y en menos de 5 minutos¡lista! Afuera y a sólo 9 números de mi turno.Esta vez no se ha cumplido el presagio de Burocracia 4-paciente 0 es más bien un chulísimo BUROCRACIA 3-PACIENTE 1 Bueno, 9….8….7….6….5……4….3…..2…..1 y Allá voyyyyyyyyyyy .  Y ¡ay! Un pinchazo y a sacarme sangre….Bueno, listo lo de la extracción, jejeje….BUROCRACIA 3-PACIENTE 2 Y en fin me queda una, sólo una y nada más que es las una de la tarde; desde las 8, oiga y sin desayunar y con 200 litros menos de sangre en el cuerpo. Prácticamente me arrastro hacia la puerta de la jauría donde me espera la batalla final. “Aquí me las van a dar todas” –pienso. Y me voy acercando a la puerta del electro. Donde hacía un rato había al menos 25 almas gritando, pataleando, berreando y destrozando a jirones la bata de la enfermera….y ¡OH, sorpresa! No hay nadie, no queda nadie. ¡Claro! Seguro que llego tarde, que ya han cerrado esta parte y tengo que volver mañana. Y me acerco, avanzo despacio y cabizbaja y en ese momento, justo a la puerta de la consulta sale una señora de azul y me ve los papeles en la mano, sin mediar palabra me los coge y me pasa a la consulta. ¡Bien, bien, bien……! Me llena el cuerpo de chupones por todos lados, pecho, cara, manos, pies Y yo feliz, feliz de la vida con aspecto de calamar gigante tumbada en aquella camilla donde supuestamente controlarán el ritmo de mi corazón. ¿No debería hacerse esta prueba la primera para no llegar a ella con taquicardia? Salgo 10 minutos después. ¡uaa, uaaa! Oleadas de bravos  y aplausos. Salgo de allí por la puerta grande. ¡Victoria! BUROCRACIA 3-PACIENTE 3 Un empate después de tantas dificultades es todo un triunfo.





FASE SEGUNDA: 641
  PARTE 1-  “EL ENFERMERO DIABÓLICO”
No, no es una clave que haya que desvelar tras varias pruebas estilo código da vinci. No, ese es el número de mi habitación del Hospital. Si, ya estamos aquí. Después de vencer la prueba burocrática, al patio naranja y a la posterior consulta con el anestesista (esa persona tan aburrida que te duermes de sólo mirarla)  hemos subido de nivel. ¡Ya lo creo! Ahora estoy en la recepción completamente mentalizada de por lo que tengo que pasar y esperando me asignen mi habitación. No tengo prisa, ninguna prisa. Por una vez que me gustaría ser la última de la fila, la que llega tarde, la de “ya no son horas y esto está cerrado. ¡Váyase a casa!” Pues nada, ni un alma delante de mí, toda la recepción para mí y encima parece que me esperan con impaciencia porque no he tenido que entregar ni la tarjeta sanitaria. No me da tiempo ni a decir “buenas tardes” cuando ya tengo los papeles del ingreso en mis manos con todos mis datos rellenados, números de todas mis tarjetas habidas y por haber y mi destino final: HAB ITACIÓN 641, sexta planta. “¡qué curioso!”-me digo.”Esto me recuerda al sinfín de circuitos  que llevo a mis espaldas. Claro, con una marcada diferencia. Aquí no tengo posibilidad de vender opcionales.” Me resigno y subo a la sexta. Allí, en el puesto de enfermeras un grupo de ellas me reciben sonrientes y de buen rollito.”Claro, claro….aquí tenéis otro cuerpecito para las prácticas.” A ver, ¡optimismo! ¡Positividad!-me digo a mí misma mientras miro de reojillo la puerta de la habitación que me han asignado. La del desconchón grande en la puerta, la única que tiene un desconchón. Bueno, pero esto no significa para nada un mal presagio. No, no, no y no…..Todo va a ir muy bien.
      Entro en la sala y me encuentro mi cama. ¡Qué graciosos éstos de la SS! Han puesto un cartelito donde se lee “QUIROFANO-AYUNAS” acompañada ambas hermosas palabras con una representación gráfica para la parte de “quirófano”. Dos cirujanos de mirada sonriente con sus batas y en ademán de estar descuartizando a alguien.  Un enfermero me acompaña y me hace entrega de lo más temido para mí. ¡Yo, la Reina del fashionismo; de Zara, de Mango de las tiendas de moda de los zapatos de taconazo……me veo humillada a rebajar mi listón vistiendo una bata celeste con lunarcitos rojos!  Como siempre soy positiva pienso en la parte ídem de la vestimenta…… ¡No hay parte positiva! Pero si lo de la batita me pareció humillante lo que vino después se llevó el premio. Nada más tomar primer contacto con  aquél bonachón enfermero me vi tumbada  de lado sobre la cama, con el culo al aire y nada dispuesta a recibir una vejación-protocolaria…..llamada enema. Sí, sí reíros…..pero yo ya lo sabía, lo tenía claro desde hacía tiempo. ¡CHICAS! ¡CONFIRMADO! ¡LOS HOMBRES ESTÁN EN ESTE MUNDO SÓLO Y ÚNICAMENTE PARA DARNOS POR CULO!
    
PARTE 2-  “ELEFANTITOS ROSAS”

Al día siguiente me visitó una amiga.  ¿te acuerdas? Llegó  por la mañana y yo estaba con aspecto algo ido porque lo primero que me dijo es que tenía cara de aburrimiento. Ya te digo. Salimos a dar unas vueltas por el pasillo y charlar de cosas sin demasiada importancia para que yo no pensara demasiado en lo que me esperaba ese día. Pero sinceramente no estaba yo como muy preocupada. No. Lo peor es que tenía el día entero para esperar porque me llevaban a quirófano por la tarde y desde las 12 de la noche del día anterior tenía terminantemente prohibido probar bocado. ¡Menuda perspectiva la mía! Charlamos durante unas horas, nos sentamos en el pasillo común, nos pusimos de pie, volvimos a pasear…..Lo que pasa es que de pronto yo veía elefantitos rosas, sí muchos elefantitos rosas. Puede que tuviese algo que ver la pastilla que me dieron antes para eso de “tranquilizarme antes de ir a quirófano”. ¡Yo quiero otra de esas! Por cierto, ….. ¿tú también viste aquel niño recién nacido vestido con bermuditas de lana , jersey y camiseta todo a rayas de distintos colores , y que su madre enseñaba orgullosa desde la puerta de la habitación?
Si no es así es que pasé de ver elefantitos rosas a monos de Gibraltar disfrazados de Bob Marley. Insisto…. ¡quiero otra de esas pastillas!

FASE 3- HOSPITAL CENTRAL

    La hora de la verdad iba a ser la última de la tarde, que no sabía yo muy bien a qué hora sería eso. Lo que me preocupaba en esos momentos era no pillar al cirujano cansado. Siempre me he hecho una pregunta al respecto. ¿Hay estadísticas de cómo salen las operaciones según a qué hora las realice el profesional de turno y las horas que lleve afilando bisturís y cortando carne humana? Bueno, es que no puedo evitar en estos momentos sentirme como el futuro coche que se va a montar el lunes después de la juerga del fin de semana de los operarios. 
 La 641 la del desconchón en la puerta estaba ocupada por los visitantes de mi compañera de suite y su recién nacido vástago: Miguelito. Un angelito de niño con unos pulmones que pa qué. Como me daría cuenta esa misma noche en que no dejó dormir a nadie de la planta.
Bueno, a lo que íbamos. Mis elefantitos rosas se tornaron ya algo más grisáceos y preferí pasar el tiempo leyendo una revista de esas de moda más que nada para compensar la falta de glamour de mi bata de lunares que me había puesto esa misma mañana. Los lunares ya no eran rojos eran azulitos. De todas formas mirase por donde lo mirase no tenía solución. Así que me concentré en la lectura mientras esperaba a que llegase mi familia….Y de pronto, como en una película de cine mudo, todo se aceleró.
Por la puerta entró una enfermera muy seria, estilo Rotenmeyer que me dijo aquello de “Trinidad, ¡vámonos!”
“A ver, ¿ya? ¿No se suponía que me operaban más tarde, a última hora o así?”
Por respuesta una mirada penetrante. “No la cabrees” –pensé para mis adentros- “ A ver si al cansancio del cirujano lo cambiamos por la mala lecha de la enfermera”
Bien, pues una llamadita rápida a mi gente…..”¡qué ya me voy al matadero!”  y…….¡alehop! me monto cual rápida gacela en la cama. Supuse en ese momento que la escena no sería de lo más elegante pero me salió así.
Ya acomodada en la cama en posición totalmente horizontal me vi como en las pelis o las series esas de hospitales. La luz del techo va pasando con rapidez y mirando por encima de mis pies la cara de Rotenmeyer, muy seria y concentrada mientras me conduce sin chocar con nada, hacia el ascensor que me bajará a los confines del inframundo. Otra cuestión trascendental….. ¿las enfermeras y celadores tienen un permiso de conducir especial? Yo no me veo capaz de dirigir con tanta destreza una cama de hospital.
Entramos en el ascensor y las puertas se cierran. Unos segundos después se abren y algo muy diferente a lo que yo me esperaba empieza a ocurrir. En cuanto salimos del ascensor me veo la cara de una señora embatada en azul, con gorro de quirófano y máscara atada al cuello pero sin tapar la boca “¡qué lástima ¡” con claros rasgos centro-americanos que me mira fijamente y dice…..-“¡La estábamos esperando! Viene usted recomendada, ¿sabe? Porque estaba usted la última y la han pasado la segunda. Parece que tiene usted un enchufe aquí dentro, porque la han recomendado expresamente” Me quedo un poco en estado de shock. ¿Será efecto de la pastilla de elefantes rosas? Parece ser que no porque cuando concentro mi vista en la Rotenmeyer que dirige la cama la veo con cara de circunstancias y diciendo entre dientes:” ¡Nada, que no se calla!”
Comprendí entonces que el ambiente estaba un poco cargado. Que les había sentado como un tiro el cambio de orden. Aunque juro que yo no lo pedí, que yo hubiera preferido no pasar por esto, eh? De verdad que no. Pero la buena mujer no paraba y mientras tanto pasé por un segundo pasillo que enfilamos con paso rápido (la Rotenmeyer que yo me dejaba llevar nada más) y ella erre que erre con el tema del enchufe y la recomendación. Entre tanta verborrea me percato de que paso junto a unas personas y un señor con cara de british me dice adiós con la mano. ¡Qué fuerte! ¿Un cliente de un charaván tal vez? Uy creo que la pastilla esa es más fuerte de lo que yo pensaba.
La cama se detiene en una especie de antesala al quirófano y la susodicha embatada en azul y cabreada persona sigue con su rollo.
“¿Es usted argentina?”-me pregunta.
Me quedo algo descolocada y respondo sabiendo que no lo pregunta por mi acento, precisamente “¿Por qué lo pregunta?”
“Nada, nada. Es que como el médico que la ha recomendado es argentino…….”
“Pues ya me podría haber recomendado unas vacaciones en Patagonia, digo yo”
Me mira con cara de pocos amigos; la verdad es que nunca me miró de otra forma. Entonces me envalentono y tomo el control del asunto….”Usted tampoco parece ser de Campanillas, precisamente. “¿De qué parte viene usted?”
“Eso, Rosa”-ahí me entero del nombre de la florecita-“Dile de donde eres” –la anima otra de las enfermeras. Noto cierto rintintín. Pero la tal Rosa no contesta. Ella en vez de eso me dice muy seria.
“Bueno, ahora la pasaremos dentro y la pincharé para que no sienta nada.Soy la anestesista.”
¡Glub! Me estoy encarando con la anestesista. No me conviene. Cambio de táctica y me pongo en plan agradable como interesándome por ella ; algo que no la conmovió en absoluto.
“Así que es usted anestesista. ¿No me pondrá la general?”
“Pues no…”-respuesta rotunda, sí señor-“Le voy a dar un pinchazo, ya que viene usted tan recomendada”
¡Y dale, jolines! Que yo no quiero estar ahí, a ver si se entera todo el mundo de una vez. ¿Qué tipo de recomendación es esta? A mí que me recomienden un spa, un buen restaurante, un sitio de copas, un hotel de lujo, un destino exótico…..pero un quirófano con la Rosa esta, no.
Entre tanto la Rotenmeyer que me coge la mano y me empieza a dar una paliza. Me pega varios palmadas y yo la miro como si fuera Heidi buscando venganza. Ella me explica.
“Es para buscarle la vena. Le voy a poner una vía”
“¡Vale! Pensaba que la paliza era el contrapunto a la recomendación.” No le hizo gracia el comentario porque a mí me dolió el pinchazo.
“¡Pero si esto no duele! El tubito de plástico está dentro y esto ya no puede doler”
“Pues duele.”-la miro con mala hostia. ¡Vamos hombre! No es la primera vía que me ponen, además me he visto todos los capítulos de Hospital Central…….Lo pensé, pero no se lo dije.
En eso que se asoma el cirujano al que no le pude distinguir muy bien la cara pero el hombre sonreía amablemente.
“El doctor ……. la ha recomendado muy bien, no se preocupe.”
 Pero bueno, a ver cuando dejamos el temita.
“¿Está nerviosa?”- me dice la enfermera de la vía, la de la paliza en la mano.
NOOOOOOOOOOOOO…….son ustedes únicos para mantener la tranquilidad del paciente. Pensé para mí pero le dije, para que ella se sintiera como que había hecho muy bien su trabajo:”Hasta hace un rato no pero ahora un poquito sí”-hija de……como no voy a estar nerviosa con todo el lío que me estáis montando por Dios, bueno más que nerviosa estoy cabreada.
Entra Rosa en escena otra vez y se sienta en la camilla al lado de la mía.
“Todavía no le has dicho a la señora de donde eres”-le dice la segunda enfermera pinchándola.
“¿De dónde cree que soy?”-me pregunta ella haciéndose la chulilla y no queriendo dar pistas.
“De Ecuador o por ahí”-le contesto yo sin cortarme un pelo. La verdad es que esto se está pareciendo por segundos cada vez más a Hospital Central. Tenemos el argentino, la ecuatoriana y la enfermera de mala uva. Pero: ¿dónde está el médico cañón del piercing o el cachas de la ambulancia?
Una enfermera me da un gorro de plástico verde y me dice: “Póngaselo en la cabeza” – y se va.
¡No han tenido ya suficiente con despojarme de mi glamour con esa bata ridícula que además me siguen humillando haciéndome poner un tipo de gorro que no me sienta nada bien, que lo sé yo! ¡Qué ya me he visto con los gorros de duchas de los hoteles, hombre! Vale, me lo pongo.
“¡Póngase esto en los pies!”-Rosa al ataque otra vez entregándome dos piezas a modo de escarpines en el mismo insufrible tono verde-quirófano que el gorrito. ¡qué detalle! ¡Todo a juego! Pero su frase no se quedó ahí. Después del Póngase esto en los pies….añade ella como de mala leche:-“Si es que puede….”
“¿Por qué no voy a poder?”
“No…..es que a veces hay gente gordita que no se puede doblar”
¡Pero bueno! La vacaburra esta…. ¿No me está llamando enchufada y gorda? ¡La mato, yo la mato! ¡Me arranco la vía ahora mismo y me engancho al cuello de la ecuatoriana anestesista esta de pacotilla! Intento controlarme y cuando le voy a contestar no tengo ni tiempo. Me empujan dentro del quirófano y me hacen sentar sobre la mesa del mismo. Siento un leve pinchazo en la espalda, Rosita la malhumorada me acaba de dejar ko. ¡No siento las piernas! Me tumban en la mesa de operaciones y de pronto veo dos piernas por alto y me doy cuenta que deben ser las mías, no por que las sienta sino porque las veo como muy pegadas a mi tronco así que tienen que ser las mías, digo yo si no, no se explica….Me da por reírme. Esta gente va a pensar que estoy loca. Pero es que en ese momento parecía de esos muñecos de trapo, como los júas que se queman en San Juan, con piernas sin control. Sinceramente es una sensación muy rara. En fin, que Rosa no me ha dicho de donde es, me odia por enchufada y el cirujano ya ha terminado….. ¿Ya ha terminado? ¿Tanto enfado para eso? Me explica que todo bien, todo muy limpio que se lo diga yo a la familia porque todo ha ido tan bien que él no tiene mucho que explicar……¿Qué todo ha ido bien? Pues yo no lo veo así porque lo que he tenido que aguantar de la Rosa…. ¡vaya tela!
“Adiós Rosa, yo también te quiero hija. Saludo a los tropecientos ecuatorianos que comparten habitación en el minipiso que compartís. Y ¡Viva Argentina!” Lo dicho, un episodio de Hospital Central en toda regla pero con notas surrealistas.
En la sala de despertar todo es mucho más blanco, luminoso, lleno de caras amables y sonrientes que cada 5 minutos te dicen…..”¿Puedes ya mover las piernas? ¡Qué bien lo haces! Muy bien, si sigues así te mandamos a planta enseguida.”
Otra pregunta sustancial: ¿porqué te tratan de usted en quirófano y de tú en planta y en la salita de despertar, eh? Y por último….Rosa, monina ya que tienes una inyección para dormirme las piernas ¿no tienes otra para que se me despierten enseguida? Así se librarían de la enchufada esta en un pispas.
    El resto de la historia no tiene mayor complicación. Subida a planta esta vez por una enfermera que no sabía que yo era una recomendada porque hablaba conmigo en plan coleguilla. Mi familia esperando y viendo que estaba yo muy espabilada .Mis amigos que vienen a verme, otros que me llaman por teléfono…..Y a última hora de la noche…..El enfermero diabólico.
“Mira colega….otro enema no, eso sí que no”
El se ríe y me dice mostrándome un bandejón lleno de crema de verduras y pollo con patatas al horno. De postre un flan de vainilla.
“Tú tienes que estar enchufada, eh? ¡Por que vaya pedazo de cena que traigo!”
Sinceramente, porque estaba pegada a la vía dichosa que si no a éste le pongo yo un enema para hipopótamos que se iba a enterar.





viernes, 31 de julio de 2015

CAMERON Y EL ENJAMBRE

Un momentito, un momentito, un momentito...o lo que sería lo mismo a little moment, a little moment a little moment.
¡Paremos el carro a la de ya!
Que dicen los telediarios, periódicos y no sé cuantos mas media más que Cameron ha utiliazado un "palabro" despectivo refiriéndose a la cantidad masiva de inmigrantes que quieren pasar de Francia a Reino Unido metidos bajo los camiones, para poder tener una vida mejor. Muy bien, pues vamos al lio.
Que dicen que ha dicho enjambre de personas como si éstas fueran insectos. Claro, se deduce lo de insecto al utilizar la palabra enjambre, que a su vez y normalmente da referencia a la cantidad megamasiva de abejitas, avispitas u otros insectos parecidos que viajan juntas porque juntas son más fuertes. O algo así creo que es la cosa.
Pues ná. Que al Cameron se le han echado encima como tiburones hambrientos, porque el tío va y se pone a insultar, así gratuitamente a los pobres inmigrantes.
Pues eso. ¡que vaya con el Cameron!
Pero yo es que no me conformo. Quiero decir, que últimamente se ponen manos a la cabeza horrorizadas a la mínima de cambio. Hemos pasado de pasar de todo a no pasar de nada. Pero ni una cosa ni la otra son buenas si no hablamos con conocimiento de causa.
Por partes pa no liarnos:
Que escucho la noticia y en vez de ponerme a soltar sapos y culebras por la boca contra Cameron (que a mí es que ni me va ni me viene el señor éste) pues tomo otra decisión.
Veo las imágenes y el comentarista español habla sobre ellas, o sea que habla SOBRE en este caso por ENCIMA  de ellas, así que no me entero que es lo que ha dicho en Inglispitinglis.
Pues me voy a buscar la noticia en su versión original pa escuchar al Cameron diciendo lo que sea que haya dicho, en su propia lengua. Y lo escucho.
Y me encuentro con lo siguiente:
Entre otras cosas y durante la entrevista se refirió a la masa de personas que intentaban últimamente y a diario traspasar la frontera como " A swarm of people crossing the Mediterranean"

Y, ¿cómo me iba yo a quedar en ese punto y ya está? Pues no, me pongo a investigar la palabrea Swarm y me encuentro la siguiente descripción acepción de la expresión según contexto y qué sustantivo le siga.... Y así denoto que
1---swarm of bees or mosquitoes significa ENJAMBRE
2---Swarm of people significa MULTITUD

O sea, que si yo digo the bees came in swarming estoy diciendo que las abejas vinieron en enjambre o en tropel (hasta donde yo llego creo que la palabra tropel no es despectiva) Y si digo que Malaga is swarming with tourists estoy diciendo que Málaga está repleta o plagada de turistas (a no ser que ahora decir "plagada" sea un insulto también)

Así que recomiendo desde mi más humilde condición humana...to the journalists swarmed around Cameron to take a dictionary and learn a bit o their own language. Y a los de aquí de allí o de más allá, un poquito más de rigor periodístico.

¿Podemos ya ir a otro tema más serio?

CAMERON Y EL ENJAMBRE

Un momentito, un momentito, un momentito...o lo que sería lo mismo a little moment, a little moment a little moment.
¡Paremos el carro a la de ya!
Que dicen los telediarios, periódicos y no sé cuantos mas media más que Cameron ha utiliazado un "palabro" despectivo refiriéndose a la cantidad masiva de inmigrantes que quieren pasar de Francia a Reino Unido metidos bajo los camiones, para poder tener una vida mejor. Muy bien, pues vamos al lio.
Que dicen que ha dicho enjambre de personas como si éstas fueran insectos. Claro, se deduce lo de insecto al utilizar la palabra enjambre, que a su vez y normalmente da referencia a la cantidad megamasiva de abejitas, avispitas u otros insectos parecidos que viajan juntas porque juntas son más fuertes. O algo así creo que es la cosa.
Pues ná. Que al Cameron se le han echado encima como tiburones hambrientos, porque el tío va y se pone a insultar, así gratuitamente a los pobres inmigrantes.
Pues eso. ¡que vaya con el Cameron!
Pero yo es que no me conformo. Quiero decir, que últimamente se ponen manos a la cabeza horrorizadas a la mínima de cambio. Hemos pasado de pasar de todo a no pasar de nada. Pero ni una cosa ni la otra son buenas si no hablamos con conocimiento de causa.
Por partes pa no liarnos:
Que escucho la noticia y en vez de ponerme a soltar sapos y culebras por la boca contra Cameron (que a mí es que ni me va ni me viene el señor éste) pues tomo otra decisión.
Veo las imágenes y el comentarista español habla sobre ellas, o sea que habla SOBRE en este caso por ENCIMA  de ellas, así que no me entero que es lo que ha dicho en Inglispitinglis.
Pues me voy a buscar la noticia en su versión original pa escuchar al Cameron diciendo lo que sea que haya dicho, en su propia lengua. Y lo escucho.
Y me encuentro con lo siguiente:
Entre otras cosas y durante la entrevista se refirió a la masa de personas que intentaban últimamente y a diario traspasar la frontera como " A swarm of people crossing the Mediterranean"

Y, ¿cómo me iba yo a quedar en ese punto y ya está? Pues no, me pongo a investigar la palabrea Swarm y me encuentro la siguiente descripción acepción de la expresión según contexto y qué sustantivo le siga.... Y así denoto que
1---swarm of bees or mosquitoes significa ENJAMBRE
2---Swarm of people significa MULTITU

O sea, que si yo digo the bees came in swarming estoy diciendo que las abejas vinieron en enjambre o en tropel (hasta donde yo llego creo que la palabra tropel no es despectiva) Y si digo que Malaga is swarming with tourists estoy diciendo que Málaga está repleta o plagada de turistas (a no ser que ahora decir "plagada" sea un insulto también)

Así que recomiendo desde mi más humilde condición humana...to the journalists swarmed around Cameron to take a dictionary and learn a bit o their own language. Y a los de aquí de allí o de más allá, un poquito más de rigor periodístico.

¿Podemos ya ir a otro tema más serio?











domingo, 29 de marzo de 2015

LOS 50 SOMBRAS QUE SE TOMÓ GREY....

Ya sé que esta movie está rodando por ahí desde un día antes del famosísimo día de los enamorados. O sea que se estrenó el 13 de febrero, y ahora estamos en plena ebullición de la semana Santa. Por cierto, la Semana Santa tiene un espacio primordial en mi otro blog, ese de los viajes y que es como más serio y menos soez....tierradeeventos.blogspot.com

Bueno, a lo que iba. Me he resistido todo lo que he podido pero, claro, si quiero hablar de algo pues tengo que verlo si no cómo iba yo a hablar de ello...¿no? Pues una amiga, en Barcelona me convence para ir al cine y ver la obra entre las obras, la bomba entre las bombas, la PELÍCULA ENTRE LAS PELÍCULAS, el erotismo desenfrenado, el tío bueno, la chica mona y mojigata virginal que se convertirá en una máquina sexual superpotente en manos del hombre poderoso, adinerado, guapísimo, algo perverso o muy perverso, con unos gustos refinados al tiempo que insospechados en la cama....Dios mío, que ya me estoy acelerando. Por fin una película para babear de pasión y vibrar de deseo absoluto...

En la primera parte de la película mi amiga duerme plácidamente...¡qué envidia! ¡Nunca he podido dormir en el cine! Todo empieza como una Cenicienta sin madrastra que vive una vida de universitaria recién estrenada en el mundo laboral. Viste sin alegría y sin desenfado y sin nada de gusto por la moda. Ojos grandes y ¿expresivos? A mí no me lo parecen, pero seguro que es pura y mala envidia por la jodía se va a beneficiar en pocos minutos al peaso de Grey que pa mí lo quisiera yo....bueno, o eso pensaba.
Lo de que se beneficia a Grey en pocos minutos tampoco es así; pasa un buen rato antes de que algo ocurra.
 Grey aparece pronto, inexpresivo, cara de ups, soy el chico mega guapo y mega millonario y mega mamón del mundo y todas las mujeres se mueren por mis huesos....Tampoco expresa mucho más el chaval.
El sueño de mi amiga avanza al tiempo que la película también lo hace.
La historia es poco menos que floja, aburrida y tiene mucho de quiero pero no puedo.
Al menos, pienso, cuando llegue el plato fuerte de la habitación roja llena de juguetes sexuales hiper impresionantes me quedaré pegada al respaldo de la butaca del cine jadeando con los ojos como platos.
Pues no, no hay ni un segundo de película que me provoque ni el más mínimo deseo de conocer a Grey, a su habitación roja o a su mundo irreal de millonario.
El muchacho, el pobre, es que está perdido. Fue objeto de uso sexual por una señora mayor que él en su adolescencia. Ella le enseñó la vida detrás de la puerta de la habitación roja, pero él no ha aprendido nada de nada.
Que ni hay morbo, ni mola la relación, ni química entre ellos ni me parecen guapos ni nada que se les arrime un poquito. Que Grey es un blandengue que va de fuertote y cuando se le pone a tiro una chica virgen a la que puede moldear a su gusto, lo único que se le ocurre es echar un polvo corriente y dormir con ella AUNQUE ÉL NUNCA DUERME CON NINGUNA MUJER....¡Venga ya,Grey! ¡Qué te mueres por encontrar una mujer normal, que se case contigo y te ponga huevos revueltos y tortitas con chocolate o sirope de caramelo para el desayuna! ¡Pero, ¿qué me estás contando, Grey?!
Que tú tendrías que ser el lobo de caperucita, despiadado, de fauces grandes y hambrientas, que chupetees a Anastasia hasta dejarla en los huesos y luego los chupetees a éstos también.

A ver Grey, que como tu cojes el látigo no, así no es....¡Trae pa cá que ya te enseño yo!

¿Qué me ha parecido 50 sombras de Grey? Pues que tiene más morbo Blancanieves y los Siete Enanitos sólo con imaginarte lo que puede pasar en esa casa cuando cierran la puerta tras regresar de la mina. Que sigue teniendo más morbo 9 semanas y media y por supuesto me puso mucho más a cien el trailer de la última fast and furious movie con esos tiarrones que salen.
Grey, querido, un consejito de ná. Echale más leña al fuego colega, o te van a durar las chicas lo que un smint en la boca. Y si no, mejor dame las llaves de la habitación roja y ya te diré yo si le hago buen uso.

¡Es que Dios le da pan a quien no tiene dientes!
No, no he leído los libros pero voy a hacerlo. Me consta que muchos dicen que es mejor que la película, pero yo sin leerlos creo que algo escrito por una chica americana morbosilla debe ser un bodrio que pa qué.
¿Alguien me puede prestar los libros? No quiero gastar dinero en comprarlos y yo soy de las que los devuelve.
Mientras me voy a tomar un cafe, lo mismo me pido un sombra