domingo, 29 de marzo de 2015

LOS 50 SOMBRAS QUE SE TOMÓ GREY....

Ya sé que esta movie está rodando por ahí desde un día antes del famosísimo día de los enamorados. O sea que se estrenó el 13 de febrero, y ahora estamos en plena ebullición de la semana Santa. Por cierto, la Semana Santa tiene un espacio primordial en mi otro blog, ese de los viajes y que es como más serio y menos soez....tierradeeventos.blogspot.com

Bueno, a lo que iba. Me he resistido todo lo que he podido pero, claro, si quiero hablar de algo pues tengo que verlo si no cómo iba yo a hablar de ello...¿no? Pues una amiga, en Barcelona me convence para ir al cine y ver la obra entre las obras, la bomba entre las bombas, la PELÍCULA ENTRE LAS PELÍCULAS, el erotismo desenfrenado, el tío bueno, la chica mona y mojigata virginal que se convertirá en una máquina sexual superpotente en manos del hombre poderoso, adinerado, guapísimo, algo perverso o muy perverso, con unos gustos refinados al tiempo que insospechados en la cama....Dios mío, que ya me estoy acelerando. Por fin una película para babear de pasión y vibrar de deseo absoluto...

En la primera parte de la película mi amiga duerme plácidamente...¡qué envidia! ¡Nunca he podido dormir en el cine! Todo empieza como una Cenicienta sin madrastra que vive una vida de universitaria recién estrenada en el mundo laboral. Viste sin alegría y sin desenfado y sin nada de gusto por la moda. Ojos grandes y ¿expresivos? A mí no me lo parecen, pero seguro que es pura y mala envidia por la jodía se va a beneficiar en pocos minutos al peaso de Grey que pa mí lo quisiera yo....bueno, o eso pensaba.
Lo de que se beneficia a Grey en pocos minutos tampoco es así; pasa un buen rato antes de que algo ocurra.
 Grey aparece pronto, inexpresivo, cara de ups, soy el chico mega guapo y mega millonario y mega mamón del mundo y todas las mujeres se mueren por mis huesos....Tampoco expresa mucho más el chaval.
El sueño de mi amiga avanza al tiempo que la película también lo hace.
La historia es poco menos que floja, aburrida y tiene mucho de quiero pero no puedo.
Al menos, pienso, cuando llegue el plato fuerte de la habitación roja llena de juguetes sexuales hiper impresionantes me quedaré pegada al respaldo de la butaca del cine jadeando con los ojos como platos.
Pues no, no hay ni un segundo de película que me provoque ni el más mínimo deseo de conocer a Grey, a su habitación roja o a su mundo irreal de millonario.
El muchacho, el pobre, es que está perdido. Fue objeto de uso sexual por una señora mayor que él en su adolescencia. Ella le enseñó la vida detrás de la puerta de la habitación roja, pero él no ha aprendido nada de nada.
Que ni hay morbo, ni mola la relación, ni química entre ellos ni me parecen guapos ni nada que se les arrime un poquito. Que Grey es un blandengue que va de fuertote y cuando se le pone a tiro una chica virgen a la que puede moldear a su gusto, lo único que se le ocurre es echar un polvo corriente y dormir con ella AUNQUE ÉL NUNCA DUERME CON NINGUNA MUJER....¡Venga ya,Grey! ¡Qué te mueres por encontrar una mujer normal, que se case contigo y te ponga huevos revueltos y tortitas con chocolate o sirope de caramelo para el desayuna! ¡Pero, ¿qué me estás contando, Grey?!
Que tú tendrías que ser el lobo de caperucita, despiadado, de fauces grandes y hambrientas, que chupetees a Anastasia hasta dejarla en los huesos y luego los chupetees a éstos también.

A ver Grey, que como tu cojes el látigo no, así no es....¡Trae pa cá que ya te enseño yo!

¿Qué me ha parecido 50 sombras de Grey? Pues que tiene más morbo Blancanieves y los Siete Enanitos sólo con imaginarte lo que puede pasar en esa casa cuando cierran la puerta tras regresar de la mina. Que sigue teniendo más morbo 9 semanas y media y por supuesto me puso mucho más a cien el trailer de la última fast and furious movie con esos tiarrones que salen.
Grey, querido, un consejito de ná. Echale más leña al fuego colega, o te van a durar las chicas lo que un smint en la boca. Y si no, mejor dame las llaves de la habitación roja y ya te diré yo si le hago buen uso.

¡Es que Dios le da pan a quien no tiene dientes!
No, no he leído los libros pero voy a hacerlo. Me consta que muchos dicen que es mejor que la película, pero yo sin leerlos creo que algo escrito por una chica americana morbosilla debe ser un bodrio que pa qué.
¿Alguien me puede prestar los libros? No quiero gastar dinero en comprarlos y yo soy de las que los devuelve.
Mientras me voy a tomar un cafe, lo mismo me pido un sombra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada