jueves, 5 de julio de 2012

Trini, Cordero, Barcelona


EPISODIO 1: MINUTO 0


6 de la mañana, taxi al Aeropuerto de Málaga. Coger un taxi a esas horas, con el sueño aún rondándote y poquitas ganas de tirar de una maleta es un acto de absoluta insensatez y osadía que posiblemente te lleve a cuestionarte ¿por qué te dedicas a esta profesión?

Cuando el taxista te cuenta sus problemas referente a lo difícil que es llegar a fin de mes, pagar la hipoteca, comprarle coche a los niños que ya son grandes, pagarles los estudios, las copas, la ropa, la discoteca, el tabaco…….
Te vuelves a plantear otra pregunta ¿por qué no se ha llevado alguien a este tío a la cárcel ya que es el directo responsable de la creación y manutención de la generación “ni ni”?

 Y si además la historia sigue con que el turista ya no es lo que era(¿me lo dices o me lo cuentas?), ya no usa tanto el taxi (¿Y aún te extraña?, colega con el sermón que me estás dando la próxima me vengo andando), y que además no se dejan caer con una propinilla y miran hasta el último céntimo de euro…..  caes en la cuenta de que todo es una trampa para que al final le dejes propina. ¡Con la Iglesia has topado!  El pobre, no sabe que me dedico a la profesión especializada en el tema turista versus propina.

Con los únicos cuatro coches y sus conductores que nos cruzamos, con los cuatro SE PELEÓ a voces y a pitazos……Me hizo recordar que en un monólogo que había escuchado por televisión hacía poco, el humorista soltó que de los 7 enanitos que vivían con Blancanieves (la muy pendona dicho sea de paso) 6 trabajaban en la mina y 1 era taxista…..¿Adivináis cuál? 

Jamás se me había hecho tan largo el trayecto de casa al Aeropuerto. Bien, pues ya en terreno de la nueva terminal sólo me quedaba esperar para salir en dirección a Barcelona. No iba yo demasiado animada a este trabajo, es más…..Incluso me planteé la posibilidad de dimitir a los 3 días si los clientes se ponían algo cansinos.

Como decía mi abuela: “¿No quieres caldo?¡Pues toma 3 tazas! “ Ni idea tenía yo de lo que se me venía encima.  Y ahí recordé la respuesta a la primera pregunta planteada a principio de este episodio; me dedico a esto por lo excitante que es la incertidumbre de lo que te vas a encontrar cuando lleguen tus clientes. Y yo me iba a encontrar con algo GRANDE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada